0

Un juzgado obliga a Godella a demoler un edificio ilegal de 39 viviendas

El juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Valencia ha declarado ilegal un edificio construido en la urbanización Campo Olivar de Godella y acuerda «la demolición de lo indebidamente construido». El tribunal también reconoce a un vecino, que ha denunciado las ilegalidades cometidas desde el año 2002, a ser indemnizado con 6.000 euros por «los daños morales y perjuicios sufridos», según refleja la sentencia y explica su abogada, Amparo Baixauli.

Los antecedentes de este «culebrón urbanístico» se remontan a 1994 y en él han intervenido, por acción u omisión, los gobiernos municipales del PSPV-PSOE y del PP que se han alternado en el Ayuntamiento de Godella desde 1995.

El edificio «Residencial los Sauces» fue construido por la promotora Viviendas Jardín SA entre 2002 y 2004 pese a que, desde el minuto cero, se ha vulnerado la normativa urbanística y la licencia concedida, según reconoce la sentencia. «La actuación del Ayuntamiento de Godella con Viviendas Jardín, S.A., en relación a la edificación construida en la calle Ermita Nova ha sido tendenciosa para conseguir regularizar una situación ilícita que contravenía el planeamiento vigente», asegura la letrada especializada en urbanismo, Amparo Baixauli.

El origen de esta historia se remonta al convenio suscrito en 1994 entre el Ayuntamiento de Godella y Viviendas Jardín SA que ya pretendía «recomponer la legalidad urbanística vulnerada por la promotora en épocas pasadas» y que se intentó resolver mediante una permuta de parcelas entre ambas partes. En este intercambio, la parcela donde se ha construido el edificio ilegal debía destinarse a un servicio público, aunque de propiedad privada. De ahí que Viviendas Jardín presentara en 1997 una petición de licencia para construir un Complejo Residencial Universitario, aunque un técnico ya la rechazó porque «la tipología que se describía era un simple alquiler de viviendas, un uso no permitido por el planeamiento» de Godella. La licencia se concedió a Viviendas Jardín SA en 1999 aunque llegó a caducar y se renovó en 2001. Las obras empezaron en 2002 y, con ellas, «un particular periplo en el que se suceden múltiples solicitudes de cambio de uso mientras el Ayuntamiento le consiente que continúe la obra». También comienza el via crucis para el vecino denunciante que desde ese año ha intentado que el Ayuntamiento de Godella hiciera cumplir la ley. Incluso llegó a denunciar los hechos ante la Conselleria de Territorio, que requirió al consistorio para que restaurara la legalidad urbanística. El gobierno municipal no reaccionó hasta 2007, cuando declaró ilegal la edificación y llegó a imponer tres multas de 1.500 euros a la promotora, aunque el edificio ya tenía habitadas 17 viviendas.

Finalmente ha tenido que ser un tribunal quien declare la ilegalidad del edificio ejecutado que también incumple la volumetría exigida en las normas urbanísticas de Godella: «la altura de cornisa es de 10,24 metros frente a los 7 metros permitidos por la ordenanza», «se excede tanto en la superficie cubierta como en la volumetría» construida e incumple la normativa de incendios que «compromete la seguridad del edificio en caso de incendio».

 

Fuente: www.levante-emv.com

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *